Selimhan Kılıç, un turco originario de Malatya y residente en Japón, donde trabaja como dönerci, desde hace 10 años, al sentir el terremoto en su casa de Tokyo en vez de ir al tejado como todos los japoneses (a los que desde pequeños se les educa para enfrentarse a situaciones de terremoto por la frecuencia de los mismos en el país) se tiró por la ventana, no una sino dos veces, ya que saltó desde un primer piso después del primer temblor y al calmarse la situación volvió a casa, y al poco volvió a haber un temblor por lo que saltó de nuevo.

Le han entrevistado en NTV, os dejo el vídeo en turco aquí.

En una nota más seria, me gustaría mandar mis mejores deseos al pueblo japonés.