Una de mis bandas favoritas de toda la vida, Morcheeba, sacó el año pasado el siguiente temazo, una canción que trata sobre un ex-sacerdorte vampiro cazarrecompensas que mata a los malos y bebe su sangre como si fuera limonada.

Por fin una canción original.