En una ceremonia en la que han participado el alcalde de Ankara, Melih Gökçek, y el alcalde de Washington, Vincent Grey, ambas ciudades han sido declaradas ciudades hermanas.

Con estas firmas, la capital estadounidense se une al conjunto de 43 ciudades, entre ellas Hanoi, Seúl, Pekín y Moscú, que han firmado dicho acuerdo con la capital de Turquía. Este acuerdo pretende mejorar las relaciones entre países, contribuir a crear un frente unido en lo referente a los Derechos Humanos y la democracia, compartir conocimiento y relaciones económicas, además promover el entendimiento, la amistad y la paz entre culturas.

En el discurso que tuvo lugar en la ceremonia, Melih Gökçek señaló que hoy era un día histórico para ambas ciudades: “De hecho, si se fijan, es una unión bastante tardía, pero esperamos que nuestra amistad y relaciones cercanas recuperen con brevedad el tiempo perdido. EE.UU. es uno de los países más avanzados en lo referente a la economía, la cultura, el conocimiento y la política, por ello estamos muy contentos de haber firmado este protocolo con su capital.

Podéis leer un poco más sobre los festejos que tuvieron lugar anteayer en la página de Mavi Boncuk.

De momento, Barcelona es la única ciudad española hermanada con una ciudad turca, Estambul.

El hermanamiento de ciudades, según Wikipedia, significa lo siguiente:

El hermanamiento de ciudades es un concepto por el cual pueblos o ciudades de distintas zonas geográficas y políticas se emparejan para fomentar el contacto humano y los enlaces culturales. Normalmente, pero no siempre, las ciudades hermanadas suelen tener características similares. Además, no sólo se hermanan ciudades; a veces incluso zonas mucho más grandes llegan a acuerdos de hermanamiento, como por ejemplo, el hermanamiento entre las provincias de Hainan (China) y Jeju (Corea del Sur).

La idea del hermanamiento de ciudades surgió en Europa poco después de la Segunda Guerra Mundial, con el objetivo de aportar a la población europea lazos de unión mayores y de promover proyectos en beneficio mutuo. Aunque el concepto es mucho más popular en la región europea que en otras partes del mundo, hoy en día se ha extendido por todos los continentes, dando lugar a algunos hermanamientos muy interesantes.

En la actualidad, la Unión Europea apoya los proyectos de hermanamiento de ciudades. El apoyo oficial fue establecido formalmente en 1989. En 2003 se planificó un presupuesto de alrededor de 12 millones de euros anuales para financiar 1.300 proyectos de hermanamiento. Mediante la ejecución de hermanamiento entre ciudades se superan los conflictos comunes, se unifican fuerzas para la realización de numerosos proyectos y sobre todo se fomenta la personalización independiente de cada ciudad o pueblo.

Son muchas las ciudades que atendiendo a diversas razones deciden realizar un hermanamiento con otras villas, deciden mantener vínculos estrechos de solidaridad. Actualmente existen muchas instituciones que tienen como principal objetivo fomentar el hermanamiento de ciudades, buscando en este hecho una reducción de los riesgos de guerra y sobre todo la realización de vínculos culturales.