El español en la maleta

El español en la maleta

El profesor Rafael Robles muy amablemente me ha obsequiado con una copia dedicada del libro El español en la maleta, escrito por varios autores – entre ellos el propio Robles -, y que, como la propia portada explica, recoge los relatos de varios profesores de español por el mundo. Los derechos de los autores han sido cedidos en su totalidad a la ONG Oné Respé que se dedica a la educación de refugiados haitianos en la República Dominicana. Aquí podéis informaros sobre cómo adquirir este libro.

Con una edición muy bonita y cuidada, esta obra me ha sorprendido aún mucho más por su contenido. Surgido por iniciativa del prof. Robles y organizado a través de las redes sociales, no pretende hablarnos sólo de la enseñanza del castellano en el extranjero, sino que viene acompañada de la experiencia que cada uno de los profesores ha vivido. Comparten con nosotros a corazón abierto desde las dificultades iniciales, hasta las experiencias en las escuelas, los prejuicios, su relación con el alumnado, qué les ha aportado o les sigue aportando la enseñanza, sus observaciones en el país de acogida, sus propuestas, sus sueños e incluso sus frustraciones, las dudas y el desamparo. No pretenden presentar un estereotipo del profesor de español, sino romper totalmente con él presentándose ante nosotros como personas de carne y hueso.

De esta forma, el libro se convierte en una oda a la heterogeneidad y la diversidad. Cada uno ha plasmado su experiencia de la forma literaria a su gusto – ya sea en primera persona, ya sea en tercera, ya sea un intercambio de cartas… – dotándolos así de una personalidad única, colorida y mucho sabor, además de un elemento de expectación. Nada más terminar de leer y apreciar cada uno de los relatos, no sabemos qué nos deparará el siguiente en nuestro recorrido por el globo.

El libro recién llegado

El libro recién llegado

Y es que no sólo nuestros héroes – al menos a partir de ahora los míos – viajan por todo el globo describiéndonos los paisajes verdes del norte de Europa, el sol del mediterráneo, la acogida tan fabulosa del pueblo iraní a los extranjeros, la mirada de sorpresa entre Asia o el aroma de especias de la India, sino que se dedican a actividades muy distintas y de lo más variopinto: enseñanza a niños, enseñanza a adultos, viajando en crucero, preparando coreografías flamencas, organizando actividades extra-curriculares con muchos o pocos medios, y eso por nombrar sólo unas pocas.

El día que el cartero me entregó el paquete – después de subir y bajar las escaleras varias veces sin encontrar mi puerta – amaneció siendo un día muy gris y con muchas dudas. Me hizo mucha ilusión recibirlo y a pesar de tener muchas cosas que hacer empecé de inmediato a leerlo y me enganchó. Tanto, que tuve que forzarme para dejarlo. Me dí cuenta que necesitaba paladear cada una de las historias, darles su espacio, su individualidad y pararme a reflexionar sobre muchas de las ideas que comparten: el sacrificio, el disfrute de las pequeñas cosas, el adaptarse a todo…

Después de la lectura de estos retazos de vidas ajenas ahora que estoy lejos de mi “caja de confort” me he identificado mucho con todos ellos, tanto en sus dificultades como en la recompensa o no del esfuerzo, mientras leía he comprendido mucho y me he sentido muy comprendida. Comparto mucho con ellos: lo que significa adaptarse, hacer un grupo de amigos, sentirse querido o no y dedicar tu vida a lo que te gusta a pesar de que te puedas llevar (más de) un disgusto. Tirarse a la piscina de probar comidas nuevas, aprender un idioma distinto, ajustarse a un ritmo de vida, conocer gente nueva, ejercer a veces de “embajador” improvisado cuando alguien te pregunta cosas sobre España….

Para mí ha sido un libro que ha llegado en un momento de mi vida en el que realmente necesitaba leer algo así para reafirmarme en mi empeño por hacer las cosas a mi manera y arriesgar, para armarme de valor y paciencia en vez de tirar la toalla. Desde aquí gracias a todos vosotros por compartir de forma tan honesta, emotiva a veces, y personal un poco de vuestra vida con nosotros.

En definitiva, un proyecto muy interesante del que ha salido un producto de muy alta calidad, muy personal, muy honesto, muy sincero, individual pero colectivo y además de mucho calor y valor literario que nos demuestra que pese a todo si tenemos una idea – como tuvo en su día el prof. Robles – creemos en ella, compartimos y nos esforzamos llegaremos a buen puerto. Que muchas veces los proyectos se quedan en ideas no porque no sean viables sino porque nosotros no tomamos acción en que lo sean.

Huelga decir que es un libro muy pero que muy recomendable para todo el mundo, y en especial para todos aquellos que están fuera de su ciudad/pueblo/España o se irán pronto y los que han vivido una temporada fuera de su “caja de confort”.

A continuación dejo unos enlaces que os pueden ser de interés:

Blog oficial del libro donde los autores van anotando todas las reacciones que su publicación genera.

Bitácora  de Rafael Robles

Página de Facebook del libro.

Delhicatessen

Bitácora de Leonor Quintana