Supongo que a muchos de vosotros os encantará beber una tacita de café turco de vez en cuando, acompañado de unas pequeñas delicias turcas, y que os lean el fâl, es decir, la buenaventura en los posos que deja el café en la tacita. Lo malo es que si no sabemos prepararlo – yo misma no le he encontrado el punto -, o no tenemos la “cafetera” (en turco, cezve) nos quedamos sin este delicado placer.

Para ello, Nescafé ha ideado la solución. Ahora podemos encontrar en los supermercados de aquí de Turquía café turco soluble en tres modalidades: sin azúcar (sade), con un poco de azúcar (orta) y azucarado (şekerli), así que ya sabéis qué pedirle a vuestros amigos que os traigan de recuerdo🙂.

El spot es muy gracioso, cuando la suegra va a hablar mal de su nuera ésta la interrumpe anunciando a todas las mujeres de la sala que su suegra sabe leer el fâl muy bien. La suegra, confiada, le dice que si prepara café para tantas personas que lo leerá – la cezve normalmente es un cacito pequeño que prepara uno o dos cafés cada vez -, no esperándose que sea capaz de hacerlo. Pero gracias al nuevo producto de Nescafé los puede preparar y le toca “chincharse”😀. Os dejo aquí el vídeo:

Y a continuación, para los que os apetezca prepararos vuestro propio café turco os explico cómo se hace. Primero, tenéis que tener el “kit” completo, que comprado en Turquía no tiene por qué ser caro, a saber: las tacitas de café turco, el cezve y café turco molido (también se puede comprar sin molir, pero como el café turco requiere que esté molido muy fino es mejor que las primeras veces lo compréis ya preparado).

1. Rellenad el cezve con agua fría – puede ser del grifo -, poniendo una tacita de agua fría por cada taza de café y una más de propina😉.

2. Con el agua aún fría, añadid el café turco, una cucharadita de café por taza.

3. Añadid el azúcar – se puede preparar también sin azúcar, pero lo más probable es que os sepa muy amargo.

4. Ahora que ya está todo, encended el fuego y dejad la llama lo más baja posible.

5. Cuando el agua hierva, significa que vuestro café ya está listo para servir, y ahora el truco para servirlo bien: lo rico del café es la espuma así que cuando hierva tenéis que echar sólo un poquito en cada taza y volverlo a poner al fuego hasta que vuelva a hervir, y después servir otro poquito hasta que rellenéis las tazas. Cada vez que sirváis rellenad entre un cuarto y un tercio de la tacita.

6. Servirlo junto con un vasito de agua y un par de delicias turcas;  esperar a que los posos se queden en el fondo antes de beber.

Café Turco

Café Turco