Ayer abro el Twitter y me encuentro con que Lluis Miquel Hurtado, periodista freelance que se ha establecido hace apenas unos días en Estambul y que ya nos ha regalado esta galería de fotos de la ciudad, comenta lo siguiente:

Cuando vivía en Madrid (es decir, prácticamente toda mi vida) todos los inviernos deseaba que nevase tanto que mi bloque se quedase incomunicado y no pudiera ir al colegio, que está a unos 20 minutos de distancia andando desde mi casa. Huelga decir que para gran frustración aquello nunca ocurrió ya que en Madrid ciudad no suele nevar, cuando lo hace raramente cuaja, aunque a pesar de todo ello nunca perdí la fe. Sin embargo, siendo ya “mayor”, llegó la nevada aquella de cuatro copos que colapsó la ciudad en cuestión de horas, que me incomunicó de la universidad un par de días – prueba irrefutable de que al final todo llega y que más vale tarde que nunca – y que recibió una cobertura mediática exageradísima por parte de los medios de comunicación, aparte de provocar una avalancha de  fotos de nieve en Facebook y Tuenti de la que dudo que sus servidores se hayan recuperado.
Por lo tanto, teniendo en cuenta el precedente madrileño de toda esta historia es comprensible que un titular del tipo “Nieva en Ankara” suene a chufla (y a noticia de relleno, también). El caso es que en Ankara la situación es bastante diferente. Nieva en plan “nieves perpetuas del Kilimanjaro” desde diciembre hasta marzo-abril, y aparte de, ocasionalmente, incomunicarme de la universidad (o de mi casa, que es peor), es algo más que una molestia anual que, en mi opinión, merece salir en los periódicos.
A pesar de que nieva todos los santos años, la ciudad sigue estando muy poco preparada para ello, una situación que parece que no vaya a mejorar pronto. Es muy normal ver coches aparcados a los lados de la carretera, taxis y autobuses que se quedan tirados en medio de cualquier calle, aceras intransitables, accidentes de tráfico, incomunicación (y por lo tanto suspensión de clases, tiendas que no pueden abrir, gente que no puede acudir a su puesto de trabajo…).
No es raro que los estudiantes de universidades que tienen el campus fuera de Ankara, como por ej. ODTÜ y Bilkent, o los trabajadores cuyas oficinas también estén a las afueras acaben teniendo que volver a pie hasta el primer sitio en el que puedan coger algún tipo de transporte hasta su casa, o hasta su casa propiamente dicha (lo que conlleva pulmonías, al menos una o dos horas en la nieve y otras molestias). Incluso en su versión más suave, rara vez se limpia la nieve de las aceras, siendo una tarea que suelen llevar a cabo los porteros de los edificios y suele reducirse a la entrada éstos. Lo cual resulta en muchos resbalones y caídas, siendo especialmente vulnerables las personas mayores.
Y de casi todo esto tiene la culpa el ayuntamiento de la ciudad, que rara vez acierta en sus medidas preventivas, no dedica los suficientes recursos a retirar la nieve y que no suele estar preparado para afrontar situaciones de emergencia. Mientras esto siga así, titulares como “Nieva en Ankara” serán tristemente necesarios, aunque sólo sea para denunciar la situación.
Para no pintar el panorama tan negro, la nieve también puede ser divertida y uno vuelve a la infancia jugando a tirarse bolas de nieve y construyendo muñecos de nieve, o simplemente admirando el paisaje desde casa con una taza de té bien calentito y bien cubierto con una manta. Ankara cubierta de blanco tiene también su encanto y se encuentra uno a veces con imágenes que merecerían convertirse en postales. No tengo mucho talento para la fotografía, pero espero que os gusten las fotos que comparto con vosotros a continuación🙂. Haced click sobre la imagen para ampliarla.
Güvenpark cubierto de nieve

Güvenpark cubierto de nieve

Ankara kalesi nevada.

Ankara kalesi nevada.

Vista de la calle Anafartalar, con la kale de fondo.

Vista de la calle Anafartalar, con la kale de fondo.

La estatua de Atatürk en Ulus

La estatua de Atatürk en Ulus

II. TBMM binasi, hoy Museo de la República

II. TBMM binasi, hoy Museo de la República