Llevo un mes con el blog muy abandonado, en parte por un silencio impuesto por mis obligaciones académicas y en parte por un silencio impuesto por la falta de conexión a internet durante mi estancia en la República Islámica. En realidad sí que tenía conexión a internet, pero estaban todos los sitios web bloqueados, excepto LARAZON.es, y en mi ordenador no conseguí que funcionara ningún programa anti-filtros.

En todo caso, espero que tras esta ausencia Renostán empiece a funcionar con más frecuencia y con más variedad de contenidos.