Hoy a través del perfil de FB de una amiga he leído sobre el fenómeno de la piratería de libros en Perú, lo que me ha animado a escribir unas cuantas líneas aquí, ya que el fenómeno es muy parecido.

No he visto en Madrid ningún puesto de libros piratas, aunque sí que hay en ciertas copisterías de cuyo nombre no quiero acordarme en las que uno puede fotocopiar los libros que ha sacado de la biblioteca de la facultad, aunque el resultado no sea siempre el esperado. Por cierto, que este fenómeno está muy extendido aquí, donde te imitan hasta la cubierta.

Pero lo que no hay son puestos callejeros vendiendo las últimas novedades editoriales. En Turquía este fenómeno de los llamados libros pirata (korsan kitaplar en turco) sí que existe y se pueden encontrar con facilidad en el centro de la ciudad chicos que venden libros pirateados colocados sobre mesas o mantas. En particular, en la calle llamada Olgunlar hay un montón de puestos de libros de 2ª mano y fotocopiados que suelen estar siempre llenos de estudiantes en busca del manual de turno a un precio razonable.

Olgunlar sokak
Algunos de los puestos en la calle Olgunlar en Ankara

¿Qué tipo de libros son los que se venden? Principalmente se encuentran a la venta los clásicos métodos de inglés, aunque también de francés, alemán y ruso, diccionarios y por supuesto los gruesísimos manuales para aprobar la miríada de exámenes de sistema educativo turco, incluyendo el ALES que mencioné en mi entrada sobre el documental 3 saat.

Sin embargo, en la vida no todo es estudiar, así que también están a la disponibles las últimas novedades editoriales y algunos clásicos. Por lo que he podido observar los libros más populares son Şah & Sultan de İskender Pala, Aşk y Firarperest de Elif Şafak, Su de Buket Üzener, Patasana, Sultanı öldürmek y Aşk köpekliktir de Ahmet Ümit, todos ellos de autores contemporáneos que a veces comparten puesto con clásicos de escritores más clásicos como Reşat Nuri Güntekin, Yakup Kadri Karaosmanoğlu, Ömer Seyfettin u Orhan Kemal.

La diferencia de precio entre el original y el fotocopiado es casi abismal, lo que gaarantiza que se vendan como churros en la calle, aunque no todo son ventajas. Por ejemplo, este verano me compré la edición pirata en turco del best-seller “Criadas y señoras”  – en turco Duyguların rengi, El color de los sentimientos – por 5TL (unos 2,5€) mientras que el original se vendía en las tiendas por alrededor de 25TL (más o menos 12€). La calidad del papel era baja, faltaban algunas páginas y el encuadernado no era para tirar cohetes. También he adquirido Alamut: Fedailerin kalesi de Vladimir Bartol y Kürtçe edebiyatı antolojisi de Mehmet Uzun al mismo precio, el primero me salió muy bien, y al segundo se le caían las páginas.

Los precios de los libros originales en Turquía nos pueden parecer baratos al convertirlos a euros, especialmente si los comparamos con el precio que tienen en nuestro país, pero para un turco de a pie resultan caros y siempre es mejor recurrir a libros fotocopiados que quedarse sin leer nada. Sobre todo los libros importados que se utilizan para preparar exámenes como el TOEFL son prohibitivos (pueden llegar a costar entre 100 y 125TL), y las fotocopias permiten que todo el mundo tenga acceso a ellos.

Puesto de libros pirata

Puesto de libros pirata

En Turquía no es legal la venta de libros fotocopiados, como tampoco lo es la de CDs y DVDs, por cuestiones de derechos de autor. De hecho, cada cierto tiempo uno puede leer en el periódico que se han encontrado y cerrado imprentas ilegales. Al menos es así sobre el papel, pero lo cierto es que todo ello se puede encontrar en la calle con una facilidad pasmosa sin necesidad de ir a ningún sitio escondido.

Para que nos hagamos una idea de las dimensiones de este negocio ilegal, en los primeros seis meses de 2012 la policía ha incautado 822.308 libros, de los cuales 373.969 eran en turco y 443.339 en lenguas extranjeras, al tiempo que se han cerrado 12 imprentas.