Ankara


Próximamente estará en pantallas el documental titulado “Ankara’nın Güneydoğusu”, que tratará sobre las familias que debido a proyectos de transformación urbanística en el distrito de Çankaya de Ankara se ven obligados a abandonar sus chabolas, para ser reubicados más tarde en pisos, o tenerse que buscar la vida encontrando un nuevo hogar. Promete.

Anuncios
Poğaças

Poğaças

Si hay algo que me encanta de vivir aquí es que en todas partes, sobre todo en el centro de la ciudad, se pueden encontrar cosas de comer y de beber a precio módico e ideal para unas prisas. En especial, me encantan las que uno se puede tomar como desayuno. ¿Que te quedas dormido y no te ha dado tiempo para desayunar? No pasa nada, nos compramos una poğaça por el camino y vamos que corremos que perdemos el autobús – en Ankara una auténtica tragedia como lleves prisa.

Quizá el tentempié más conocido por todos sea la famosa rosca de pan, es decir, el simit, que se puede adquirir al precio módico de 3 simit por 1TL por la mañana, 5 a 1TL a mediatarde y 7 por 1TL por la tarde-noche. La razón de esta disminución del precio es que es un “snack” que se consume sobre todo por la mañana (sólo o con “quesito del caserío” – bueno, el del Caserío aquí no hay, pero sí tenemos La vaca que ríeGülen inek como se la conoce por estos lares), por lo que para vender lo que les queda optan por bajar los precios. Principalmente se puede encontrar el simit que llaman de Estambul, que es relativamente pequeño y de un color marron clarito; sin embargo en la zona de Ulus está a la venta el llamado simit de Ankara, mucho más grande y también mucho más tostado, con un color tirando a marrón oscuro. Huelga decir que mi favorito es este último :).

Sin embargo, esto no es lo único que podemos encontrar para comer por la calle una mañana nublada en el corre-corre para ir al trabajo/clase/plan-que-tengas. Hay muchas más. Para empezar, otro bollo que causa sensación es la poğaça que ya he mencionado anteriormente y que es todo un clásico. Es una especie de bollo que se vende con rellenos varios: carne, patatas, queso, sucuk (un embutido)… Y se encuentra por una o dos liras en cualquier puestecido de simit o tienda de turno, es omnipresente. Cuidado que algunos pueden llevar pimiento del que pica – que no es el bocado más ideal para empezar la mañana :D.

Preparación tradicional del gözleme

Preparación tradicional del gözleme

Otro tentempié de mis favoritos de todos los tiempos es el gözleme, una masa de pan sin levadura que se rellena de queso, espinacas, carne, berenjena, champinones o patata y se calienta sobre una superficia de metal (tradicionalmente se calienta sobre una superficie de metal cóncavo, pero en la ciudad generalmente se hace sobre una plancha normal y corriente). Se vende a entre 2TL y 5TL en muchos restauranes pequeños y se muy fácil de encontrar sobre todo por la mañana. Ideal en invierno ya que coger el rollito caliente da calorcito, y mucho mejor acompañado de un buen té.

Otro gran tentempié muy popular son las tost, también se venden en general a precio muy bajo, y en general son muy parecidas a nuestros sándwiches mixtos y bocadillos, aunque las combinaciones pueden ser un poco distintas a la nuestra. Las hay de sucuk, de queso, y de casi todo lo que te puedas imaginar. Quizá la más popular es la llamada Ayvalık tostu, que es bastante más contundente que las del desayuno y se suele tomar para comer, consiste en meter entre pan salchicas, queso, pepinillos, salami, mayonesa y ketchup (y probablemente más cosas según el establecimiento).

Que nos llueve zumo de granada, señores

Que nos llueve zumo de granada, señores

Para beber también hay muchas cosas que uno puede comprar en el camino. Cafeterías tipo Starbucks que te dan el “bidón” de café para llevar están en todas partes en el centro y en los quiosquitos suele haber neveras con latas de cocacola y refrescos similares, pero si uno prefiere algo más tradicional, para mí lo mejor son los puestos de zumo natural que hay en todas partes. Por el módico precio de 1TL se puede adquirir una botellita de zumo de naraja, granada o de zanahoria, si no recuerdo mal. Mi favorito es el de naranja, aunque el de granada también está muy bueno.

Hasta aquí mi pequeña guía de tentempiés mañarenos en Ankara, os dejo con una foto que tomé el otro día del puesto de zumos. El texto es un juego de palabras: Ankara’ya nar yağdı.  En turco, nieve se dice “kar” y granada “nar”, y el cartel pretende decir algo como “En Ankara ha llovido granada” y sirve para anunciar que mientras dure la promoción el zumo recién exprimido de granada costará 1 lira :).

Espero que esta entrada os anime vuestros desayunos cuando vengáis a Turquía que no sólo de simit vive el hombre :), y sobre todo que os animéis a probarlos todos, ¡están riquísimos!

Hoy a través del perfil de FB de una amiga he leído sobre el fenómeno de la piratería de libros en Perú, lo que me ha animado a escribir unas cuantas líneas aquí, ya que el fenómeno es muy parecido.

No he visto en Madrid ningún puesto de libros piratas, aunque sí que hay en ciertas copisterías de cuyo nombre no quiero acordarme en las que uno puede fotocopiar los libros que ha sacado de la biblioteca de la facultad, aunque el resultado no sea siempre el esperado. Por cierto, que este fenómeno está muy extendido aquí, donde te imitan hasta la cubierta.

Pero lo que no hay son puestos callejeros vendiendo las últimas novedades editoriales. En Turquía este fenómeno de los llamados libros pirata (korsan kitaplar en turco) sí que existe y se pueden encontrar con facilidad en el centro de la ciudad chicos que venden libros pirateados colocados sobre mesas o mantas. En particular, en la calle llamada Olgunlar hay un montón de puestos de libros de 2ª mano y fotocopiados que suelen estar siempre llenos de estudiantes en busca del manual de turno a un precio razonable.

Olgunlar sokak
Algunos de los puestos en la calle Olgunlar en Ankara

¿Qué tipo de libros son los que se venden? Principalmente se encuentran a la venta los clásicos métodos de inglés, aunque también de francés, alemán y ruso, diccionarios y por supuesto los gruesísimos manuales para aprobar la miríada de exámenes de sistema educativo turco, incluyendo el ALES que mencioné en mi entrada sobre el documental 3 saat.

Sin embargo, en la vida no todo es estudiar, así que también están a la disponibles las últimas novedades editoriales y algunos clásicos. Por lo que he podido observar los libros más populares son Şah & Sultan de İskender Pala, Aşk y Firarperest de Elif Şafak, Su de Buket Üzener, Patasana, Sultanı öldürmek y Aşk köpekliktir de Ahmet Ümit, todos ellos de autores contemporáneos que a veces comparten puesto con clásicos de escritores más clásicos como Reşat Nuri Güntekin, Yakup Kadri Karaosmanoğlu, Ömer Seyfettin u Orhan Kemal.

La diferencia de precio entre el original y el fotocopiado es casi abismal, lo que gaarantiza que se vendan como churros en la calle, aunque no todo son ventajas. Por ejemplo, este verano me compré la edición pirata en turco del best-seller “Criadas y señoras”  – en turco Duyguların rengi, El color de los sentimientos – por 5TL (unos 2,5€) mientras que el original se vendía en las tiendas por alrededor de 25TL (más o menos 12€). La calidad del papel era baja, faltaban algunas páginas y el encuadernado no era para tirar cohetes. También he adquirido Alamut: Fedailerin kalesi de Vladimir Bartol y Kürtçe edebiyatı antolojisi de Mehmet Uzun al mismo precio, el primero me salió muy bien, y al segundo se le caían las páginas.

Los precios de los libros originales en Turquía nos pueden parecer baratos al convertirlos a euros, especialmente si los comparamos con el precio que tienen en nuestro país, pero para un turco de a pie resultan caros y siempre es mejor recurrir a libros fotocopiados que quedarse sin leer nada. Sobre todo los libros importados que se utilizan para preparar exámenes como el TOEFL son prohibitivos (pueden llegar a costar entre 100 y 125TL), y las fotocopias permiten que todo el mundo tenga acceso a ellos.

Puesto de libros pirata

Puesto de libros pirata

En Turquía no es legal la venta de libros fotocopiados, como tampoco lo es la de CDs y DVDs, por cuestiones de derechos de autor. De hecho, cada cierto tiempo uno puede leer en el periódico que se han encontrado y cerrado imprentas ilegales. Al menos es así sobre el papel, pero lo cierto es que todo ello se puede encontrar en la calle con una facilidad pasmosa sin necesidad de ir a ningún sitio escondido.

Para que nos hagamos una idea de las dimensiones de este negocio ilegal, en los primeros seis meses de 2012 la policía ha incautado 822.308 libros, de los cuales 373.969 eran en turco y 443.339 en lenguas extranjeras, al tiempo que se han cerrado 12 imprentas.

Días de la Cultura de Irán

Días de la Cultura de Irán

Entre los días 27 de junio y 2 de julio han tenido lugar las Jornadas de la Cultura iraní en Ankara, a cuya inauguración asistieron los ministros de cultura de ambos países, el embajador de Irán y el agregado cultural. Durante estas jornadas hemos podido conocer mejor la gastronomía, música, literatura y artesanía (caligrafía, cerámica, textiles) de este bonito país.

Lluis Miquel Hurtado cubrió la noticia para HispanTV, por lo que en el siguiente vídeo podréis mejor en qué consistió esta exhibición:

Hoy he recibido un número anormal de visitas de gente que buscaba saber cuáles son los sitios más destacados de Ankara, así que aquí os dejo con un vídeo de menos de cuatro minutos que condensa algunas de las cosas más que hay que ver en la ciudad, y podéis hacer también click aquí para información en castellano. Para más información o si tenéis algunas pregunta, dejad un comentario (no muerdo).

Desde mi entrada de ayer parece ser que el tiempo se ha enfurecido y ha prometido no dar tregua. Ha pasado de intercalar lluvia y nieve a dedicarse por completo a nevar, haciendo que casi se cancele mi clase de esta tarde, y prometer dar mucha caña el fin de semana. A pesar de que mi clase no se ha cancelado, lo que sí que se ha suspendido hasta nuevo aviso es la mundana pero gratificante tarea de hacer la compra debido a las placas de hielo que se han formado, literalmente de la noche a la mañana, en las aceras.

Y esta tarde no me queda otra que salir como un esquimal a la calle, de una guisa parecida a la del lobo de la viñeta de hoy de Selçuk Erdem:

Tío, lo que me ha costado que mi madre me dé permiso, jopé.*

Tío, lo que me ha costado que mi madre me dé permiso, jopé.*

*el jopé es mío, para darle más enfasis al asunto.

Ayer abro el Twitter y me encuentro con que Lluis Miquel Hurtado, periodista freelance que se ha establecido hace apenas unos días en Estambul y que ya nos ha regalado esta galería de fotos de la ciudad, comenta lo siguiente:

Cuando vivía en Madrid (es decir, prácticamente toda mi vida) todos los inviernos deseaba que nevase tanto que mi bloque se quedase incomunicado y no pudiera ir al colegio, que está a unos 20 minutos de distancia andando desde mi casa. Huelga decir que para gran frustración aquello nunca ocurrió ya que en Madrid ciudad no suele nevar, cuando lo hace raramente cuaja, aunque a pesar de todo ello nunca perdí la fe. Sin embargo, siendo ya “mayor”, llegó la nevada aquella de cuatro copos que colapsó la ciudad en cuestión de horas, que me incomunicó de la universidad un par de días – prueba irrefutable de que al final todo llega y que más vale tarde que nunca – y que recibió una cobertura mediática exageradísima por parte de los medios de comunicación, aparte de provocar una avalancha de  fotos de nieve en Facebook y Tuenti de la que dudo que sus servidores se hayan recuperado.
Por lo tanto, teniendo en cuenta el precedente madrileño de toda esta historia es comprensible que un titular del tipo “Nieva en Ankara” suene a chufla (y a noticia de relleno, también). El caso es que en Ankara la situación es bastante diferente. Nieva en plan “nieves perpetuas del Kilimanjaro” desde diciembre hasta marzo-abril, y aparte de, ocasionalmente, incomunicarme de la universidad (o de mi casa, que es peor), es algo más que una molestia anual que, en mi opinión, merece salir en los periódicos.
A pesar de que nieva todos los santos años, la ciudad sigue estando muy poco preparada para ello, una situación que parece que no vaya a mejorar pronto. Es muy normal ver coches aparcados a los lados de la carretera, taxis y autobuses que se quedan tirados en medio de cualquier calle, aceras intransitables, accidentes de tráfico, incomunicación (y por lo tanto suspensión de clases, tiendas que no pueden abrir, gente que no puede acudir a su puesto de trabajo…).
No es raro que los estudiantes de universidades que tienen el campus fuera de Ankara, como por ej. ODTÜ y Bilkent, o los trabajadores cuyas oficinas también estén a las afueras acaben teniendo que volver a pie hasta el primer sitio en el que puedan coger algún tipo de transporte hasta su casa, o hasta su casa propiamente dicha (lo que conlleva pulmonías, al menos una o dos horas en la nieve y otras molestias). Incluso en su versión más suave, rara vez se limpia la nieve de las aceras, siendo una tarea que suelen llevar a cabo los porteros de los edificios y suele reducirse a la entrada éstos. Lo cual resulta en muchos resbalones y caídas, siendo especialmente vulnerables las personas mayores.
Y de casi todo esto tiene la culpa el ayuntamiento de la ciudad, que rara vez acierta en sus medidas preventivas, no dedica los suficientes recursos a retirar la nieve y que no suele estar preparado para afrontar situaciones de emergencia. Mientras esto siga así, titulares como “Nieva en Ankara” serán tristemente necesarios, aunque sólo sea para denunciar la situación.
Para no pintar el panorama tan negro, la nieve también puede ser divertida y uno vuelve a la infancia jugando a tirarse bolas de nieve y construyendo muñecos de nieve, o simplemente admirando el paisaje desde casa con una taza de té bien calentito y bien cubierto con una manta. Ankara cubierta de blanco tiene también su encanto y se encuentra uno a veces con imágenes que merecerían convertirse en postales. No tengo mucho talento para la fotografía, pero espero que os gusten las fotos que comparto con vosotros a continuación :). Haced click sobre la imagen para ampliarla.
Güvenpark cubierto de nieve

Güvenpark cubierto de nieve

Ankara kalesi nevada.

Ankara kalesi nevada.

Vista de la calle Anafartalar, con la kale de fondo.

Vista de la calle Anafartalar, con la kale de fondo.

La estatua de Atatürk en Ulus

La estatua de Atatürk en Ulus

II. TBMM binasi, hoy Museo de la República

II. TBMM binasi, hoy Museo de la República

Página siguiente »