gastronomía


Poğaças

Poğaças

Si hay algo que me encanta de vivir aquí es que en todas partes, sobre todo en el centro de la ciudad, se pueden encontrar cosas de comer y de beber a precio módico e ideal para unas prisas. En especial, me encantan las que uno se puede tomar como desayuno. ¿Que te quedas dormido y no te ha dado tiempo para desayunar? No pasa nada, nos compramos una poğaça por el camino y vamos que corremos que perdemos el autobús – en Ankara una auténtica tragedia como lleves prisa.

Quizá el tentempié más conocido por todos sea la famosa rosca de pan, es decir, el simit, que se puede adquirir al precio módico de 3 simit por 1TL por la mañana, 5 a 1TL a mediatarde y 7 por 1TL por la tarde-noche. La razón de esta disminución del precio es que es un «snack» que se consume sobre todo por la mañana (sólo o con «quesito del caserío» – bueno, el del Caserío aquí no hay, pero sí tenemos La vaca que ríeGülen inek como se la conoce por estos lares), por lo que para vender lo que les queda optan por bajar los precios. Principalmente se puede encontrar el simit que llaman de Estambul, que es relativamente pequeño y de un color marron clarito; sin embargo en la zona de Ulus está a la venta el llamado simit de Ankara, mucho más grande y también mucho más tostado, con un color tirando a marrón oscuro. Huelga decir que mi favorito es este último :).

Sin embargo, esto no es lo único que podemos encontrar para comer por la calle una mañana nublada en el corre-corre para ir al trabajo/clase/plan-que-tengas. Hay muchas más. Para empezar, otro bollo que causa sensación es la poğaça que ya he mencionado anteriormente y que es todo un clásico. Es una especie de bollo que se vende con rellenos varios: carne, patatas, queso, sucuk (un embutido)… Y se encuentra por una o dos liras en cualquier puestecido de simit o tienda de turno, es omnipresente. Cuidado que algunos pueden llevar pimiento del que pica – que no es el bocado más ideal para empezar la mañana :D.

Preparación tradicional del gözleme

Preparación tradicional del gözleme

Otro tentempié de mis favoritos de todos los tiempos es el gözleme, una masa de pan sin levadura que se rellena de queso, espinacas, carne, berenjena, champinones o patata y se calienta sobre una superficia de metal (tradicionalmente se calienta sobre una superficie de metal cóncavo, pero en la ciudad generalmente se hace sobre una plancha normal y corriente). Se vende a entre 2TL y 5TL en muchos restauranes pequeños y se muy fácil de encontrar sobre todo por la mañana. Ideal en invierno ya que coger el rollito caliente da calorcito, y mucho mejor acompañado de un buen té.

Otro gran tentempié muy popular son las tost, también se venden en general a precio muy bajo, y en general son muy parecidas a nuestros sándwiches mixtos y bocadillos, aunque las combinaciones pueden ser un poco distintas a la nuestra. Las hay de sucuk, de queso, y de casi todo lo que te puedas imaginar. Quizá la más popular es la llamada Ayvalık tostu, que es bastante más contundente que las del desayuno y se suele tomar para comer, consiste en meter entre pan salchicas, queso, pepinillos, salami, mayonesa y ketchup (y probablemente más cosas según el establecimiento).

Que nos llueve zumo de granada, señores

Que nos llueve zumo de granada, señores

Para beber también hay muchas cosas que uno puede comprar en el camino. Cafeterías tipo Starbucks que te dan el «bidón» de café para llevar están en todas partes en el centro y en los quiosquitos suele haber neveras con latas de cocacola y refrescos similares, pero si uno prefiere algo más tradicional, para mí lo mejor son los puestos de zumo natural que hay en todas partes. Por el módico precio de 1TL se puede adquirir una botellita de zumo de naraja, granada o de zanahoria, si no recuerdo mal. Mi favorito es el de naranja, aunque el de granada también está muy bueno.

Hasta aquí mi pequeña guía de tentempiés mañarenos en Ankara, os dejo con una foto que tomé el otro día del puesto de zumos. El texto es un juego de palabras: Ankara’ya nar yağdı.  En turco, nieve se dice «kar» y granada «nar», y el cartel pretende decir algo como «En Ankara ha llovido granada» y sirve para anunciar que mientras dure la promoción el zumo recién exprimido de granada costará 1 lira :).

Espero que esta entrada os anime vuestros desayunos cuando vengáis a Turquía que no sólo de simit vive el hombre :), y sobre todo que os animéis a probarlos todos, ¡están riquísimos!

Supongo que a muchos de vosotros os encantará beber una tacita de café turco de vez en cuando, acompañado de unas pequeñas delicias turcas, y que os lean el fâl, es decir, la buenaventura en los posos que deja el café en la tacita. Lo malo es que si no sabemos prepararlo – yo misma no le he encontrado el punto -, o no tenemos la «cafetera» (en turco, cezve) nos quedamos sin este delicado placer.

Para ello, Nescafé ha ideado la solución. Ahora podemos encontrar en los supermercados de aquí de Turquía café turco soluble en tres modalidades: sin azúcar (sade), con un poco de azúcar (orta) y azucarado (şekerli), así que ya sabéis qué pedirle a vuestros amigos que os traigan de recuerdo :).

El spot es muy gracioso, cuando la suegra va a hablar mal de su nuera ésta la interrumpe anunciando a todas las mujeres de la sala que su suegra sabe leer el fâl muy bien. La suegra, confiada, le dice que si prepara café para tantas personas que lo leerá – la cezve normalmente es un cacito pequeño que prepara uno o dos cafés cada vez -, no esperándose que sea capaz de hacerlo. Pero gracias al nuevo producto de Nescafé los puede preparar y le toca «chincharse» :D. Os dejo aquí el vídeo:

Y a continuación, para los que os apetezca prepararos vuestro propio café turco os explico cómo se hace. Primero, tenéis que tener el «kit» completo, que comprado en Turquía no tiene por qué ser caro, a saber: las tacitas de café turco, el cezve y café turco molido (también se puede comprar sin molir, pero como el café turco requiere que esté molido muy fino es mejor que las primeras veces lo compréis ya preparado).

1. Rellenad el cezve con agua fría – puede ser del grifo -, poniendo una tacita de agua fría por cada taza de café y una más de propina ;).

2. Con el agua aún fría, añadid el café turco, una cucharadita de café por taza.

3. Añadid el azúcar – se puede preparar también sin azúcar, pero lo más probable es que os sepa muy amargo.

4. Ahora que ya está todo, encended el fuego y dejad la llama lo más baja posible.

5. Cuando el agua hierva, significa que vuestro café ya está listo para servir, y ahora el truco para servirlo bien: lo rico del café es la espuma así que cuando hierva tenéis que echar sólo un poquito en cada taza y volverlo a poner al fuego hasta que vuelva a hervir, y después servir otro poquito hasta que rellenéis las tazas. Cada vez que sirváis rellenad entre un cuarto y un tercio de la tacita.

6. Servirlo junto con un vasito de agua y un par de delicias turcas;  esperar a que los posos se queden en el fondo antes de beber.

Café Turco

Café Turco